.

Torta Extremeña

Torta Extremeña

General 0Comentarios

No resulta fácil establecer el origen de la producción de quesos en la comarca de la Serena, pero según algunos estudios, la caída del precio de la carne de cordero de las ovejas merinas animó a los ganaderos a dedicarse a la elaboración de quesos de excelente calidad, por lo que podemos decir que este sería el origen de la riquísima Torta extremeña

La torta de la Serena, se elabora en la comarca de la Serena, al noroeste de la provincia de Badajoz. Los quesos y tortas con esta denominación de origen son los únicos en España elaborados exclusivamente con leche cruda de oveja merina, raza autóctona de esta comarca, necesitando la leche de 15 ovejas para fabricar un queso torta, lo que le convierte en un producto exquisito.

La torta extremeña se caracteriza por la leche de oveja merina que se alimenta de los maravillosos pastos existentes en la zona de la Serena y la fermentación se realiza con cuajo vegetal autóctono. La leche se mezcla con cuajo vegetal que es la flor del cardo silvestre.

La cremosidad del queso torta depende de su maduración. Es un queso de pasta blanda y fluida pudiéndose comer con cuchara. Debe servirse cortando la tapa superior para evitar que se derrame, la corteza es dura y no comestible. Su textura y color es parecido a la leche condensada.

Nuestras tortas las elabora Arte Serena, en Campanario, Badajoz. Quesería dedicada desde hace muchos años a la elaboración del queso de la zona. Por su inmejorable ubicación y excelente materia prima, elabora quesos de calidad extraordinaria habiendo sido galardonado con el World Cheese Award por sus quesos Cremosito del Zújar. Un titulo que reconoce a este queso como el segundo mejor del mundo en pasta blanda. De esta quesería nace el Esprimijo que comercializa De la olmeda. Nuestra torta tiene la Denominación de Origen de la Serena, lo que certifica que ha sido elaborado con leche cruda de oveja merina y cuajo vegetal, siguiendo un proceso artesanal que ha sido transmitido de padres a hijos.

Para consumirla en óptimas condiciones y saborear su textura fluida, debemos atemperar a una temperatura de 18 a 20 grados, nunca debe consumirla fría. Debemos abrir la parte superior como si fuera una tapadera que utilizaremos para conservarla y la guardaremos fuera de la nevera pero en un lugar fresco.

La podemos degustar sola, untada en un trozo de buen pan, o también para acompañar huevos, carnes etc. Por ejemplo con una hamburguesa, calentando la torta en el microondas y poniendo encima de la carne. Le daremos un toque nuevo, sabroso y exquisito.

¡Buen provecho!

Envía un comentario

*
**No será visible
*Con: http://
*