Receta de Tarta de queso y mango

9/13

Os presentamos una tarta rústica de queso mascarpone y mango, ideal para recibir a los invitados en una tarde lluviosa como las que nos persiguen en estas fechas.

Comenzamos haciendo la masa quebrada:

150 gramos de harina de trigo (puede ser integral)

75 gramos de mantequilla fría y en taquitos

1 cucharada de azúcar

50 gramos de agua

1 pizca de sal

Primero, se amasan todos los ingredientes juntos en la amasadora o a mano, lo justo para que se integren adecuadamente. Se forma una bola y se envuelve en film transparente, y se deja reposar 30 minutos en el frigorífico.

Pasado ese tiempo, se estira con un rodillo entre dos papeles de horno y adaptamos la masa a nuestro molde.

A continuación, pinchamos la base con un tenedor, cubrimos con papel de hornear y colocamos algo de peso (por ejemplo, garbanzos) y horneamos (horno previamente precalentado) por arriba y por abajo a 180° durante 25/30 minutos o hasta que esté dorada.

Sacamos la masa del horno, quitamos el peso y el papel, y dejamos enfriar unos minutos. Después, pincelamos la base con clara de huevo.

Volvemos a meter en el horno 5 minutos más, sin peso y sin papel. Así evitaremos que la base se empape con la mermelada y aguante más tiempo crujiente.

Continuamos realizando la base:

Un bote de mermelada de mango Ayanto, para el sabayón de mascarpone.

250 ml de nata para montar

100 gramos de azúcar “glass”

2 huevos

250 gramos queso de mascarpone

Se monta la nata con el azúcar “glass” y se conserva en el frigorífico.

Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal. Lo conservamos en el frigorífico.

Batimos las yemas hasta suflar. Añadimos a las yemas el queso mascarpone previamente batido. Agregamos a esta mezcla la nata montada ayudándonos de una lengua y con movimientos envolventes.

Y por último, añadimos las claras montadas del mismo modo. Conservamos el sabayón en el frigorífico hasta el momento de montar la tarta.

Preparación del mango:

2 mangos

150 gramos de agua

75 gramos de azúcar moreno

1 rama de canela

3 semillas de cardamomo

1 anís estrellado

1 vaina de vainilla

Mezcla en un cazo el agua con el azúcar moreno, la canela, el cardamomo, el anís y la vaina de vainilla abierta para que salgan las semillas.

Hierve a fuego lento y deja infusionar 5 minutos.

Deja que se temple, mientras pelas los mangos y los troceas en cuadrados más o menos idénticos.

Vierte la mezcla encima del mango y deja que se impregne bien.

Conserva en el frigorífico.

Montaje de la tarta de mango y queso:

Cuela los trozos de mango. Retira el palo de canela, la vaina de vainilla, las semillas de cardamomo y el anís estrellado.

Deja escurrir el mango mientras haces el montaje de la tarta.

Cubre el fondo de la tarta con cantidad suficiente de mermelada de mango Ayanto (Se generoso, merece la pena).

Encima de la mermelada coloca el sabayón ayudándote con una manga pastelera pero sin volverse loco formando rosetones.

Coloca los trozos de mango encima del sabayón.

¡¡¡ A disfrutar !!!